facebookgooglelinkedinsearchtwittervimeoyoutubeemail
En Es
Crédito Fiscal por Impuestos  Pagados o Retenidos en el Exterior

Crédito Fiscal por Impuestos Pagados o Retenidos en el Exterior

Novedades Operación Renta 2017: Los impuestos pagados o retenidos en el exterior por parte de personas naturales residentes en Chile por servicios gravados en el extranjero, pueden ser utilizados como crédito contra impuestos finales en Chile (Formulario 22), aún cuando se trate de operaciones con países sin convenio para evitar la doble tributación vigente.

La regla general es que toda persona residente en Chile deba tributar por las rentas que obtenga derivadas de las actividades desarrolladas en el país, así como también de aquellas que tengan su fuente en el extranjero; lo que puede conllevar en muchos casos a que exista una doble tributación sobre una misma renta. Así, el estado de residencia va a querer gravar la “renta mundial” de sus residentes, y el estado donde se desarrolla la actividad, se presta el servicio o desde donde se paga la renta, también va a querer gravar dicha renta por haberse generado en dicho estado.

La Ley N° 20.956 del 26 de octubre de 2016, que establece medidas para impulsar la productividad, introdujo modificaciones a la Ley sobre Impuesto a la Renta (la “LIR”), entre ellas, modificando el artículo 41A de la LIR para otorgar la posibilidad a las personas naturales que hayan percibido rentas extranjeras calificadas como (i) servicios personales del artículo 42 N°1 (sueldos, dietas, gratificaciones, entre otras) o (ii) servicios profesionales en general clasificados en el artículo 42 N°2 de la LIR, para que puedan utilizar como crédito contra los impuestos finales que deban declarar y pagar en Chile este año 2017 en su formulario 22, el o los impuestos que le hubieren retenido o pagado en el exterior, sin requerir la existencia de un convenio para evitar la doble tributación vigente. El crédito máximo a ser utilizado no puede exceder de un 32% de la renta neta de fuente extranjera.

Hasta antes de la dictación de la mencionada ley N° 20.956, la LIR contemplaba que respecto de las rentas obtenidas desde países sin convenio vigente, se podía utilizar como crédito los impuestos retenidos o pagados en el exterior solo en la medida que se tratara de rentas asociadas a intereses, dividendos y regalías, excluyendo los demás rentas. Esto conllevaba que otras rentas, tales como aquellas provenientes de por ejemplo ganancias de capital por venta de acciones o derechos o servicios personales, se encontraran en una situación de doble tributación que no era posible de eliminar o aminorar, salvo que existiera un convenio de doble tributación vigente. Lo anterior resulta particularmente relevante considerando que Chile, a pesar de tener más de treinta convenios vigentes, no tiene convenios vigentes con países como Estados Unidos y Alemania, por nombrar algunas jurisdicciones, o como en el caso del convenio con Italia y Japón, estos no se encontraban vigentes para el año comercial 2016.

Una situación adicional y que merece especial atención es que la norma en cuestión tiene efecto retroactivo, ya que permite incorporar como crédito los impuestos retenidos o pagados durante el año comercial 2015, lo que implica que las personas que se encuentran en esta situación, pueden rectificar sus declaraciones de impuestos ya presentadas al 30 de abril del 2016, con el fin que se le reconozca este crédito extranjero contra impuestos locales, y obtener incluso una devolución del impuesto pagado en exceso, en caso que corresponda.

Este sería el caso de una persona natural residente en Chile que hubiere prestado servicios a una empresa norteamericana o alemana el año 2015, y le hubieren retenido un impuesto al renta en esos estados, asociado a esos servicios, ahora se le permitiría incorporar como crédito ese impuesto retenido o pagado en exterior, en contra del impuesto de global complementario que se le hubiere determinado en su formulario 22.

Cabe notar que los contribuyentes deberán tener a disposición del SII, cuando este lo solicite, un comprobante o un certificado emitido por la autoridad extranjera, que acredite el impuesto a la renta que fue soportado en el exterior.

Compartir